Buscar
  • Mario Melonio

Historia de los envases Bag in Box (BIB)

El Bag-in-Box (BIB) Es un envase de cartón y una bolsa laminada con aluminio y plástico de baja densidad para uso alimenticio o para contener otros líquidos industriales.


Sus características particulares lo hacen muy apreciado por ecologistas y defensores del medio ambiente, ya que minimiza la huella de carbono y es altamente reciclable.


El sistema Bag-in-Box es idóneo para numerosas aplicaciones comerciales, como contenedor de productos líquidos y semilíquidos como refrescos, vinagre, sangría, bebidas alcohólicas, colutorios, cerveza, leche fresca y sus derivados, mix de helados, concentrados, jarabes, siropes, zumos, huevo líquido, aceite y, cómo no, el vino y el agua


Este tipo de bolsas está formada por varias láminas que protegen el producto de la oxidación y luz, también lleva una tapa que facilita la dosificación del consumo del producto.

Como además está incluida dentro de una caja, esa bolsa está protegida de la luz y de posibles daños, que además facilita su transporte y sirve como medio de comunicación para promocionar el producto que contiene.


El Bag-in- Box es un envase que, en el caso de almacenamiento en el hogar conservan la calidad del producto, mucho más tiempo que otros.


Por ejemplo, en el caso del aceite de oliva virgen extra, incluso hasta durante 11 meses.


En el caso del agua ionizada, conserva las propiedades de hidrogenación, redox negativo al menos durante una semana.




“Veníamos buscando hace tiempo un envase que nos preservara el agua ionizada hasta que un día una amiga que invitamos a cenar nos regalo una de estas cajas conteniendo vino de la zona norte de la isla donde vivo Tenerife y se me encendió la bombilla.” Mario Melonio,. Fundador de Crowdfuente.com


Las funciones principales del Bag-in-Box, también llamadas función bunker, son cinco, la de contener, el envase evita pérdidas desde que se llenan hasta que se termina de consumir conservar, porque debe conservar el agua en las mejores condiciones durante el máximo de tiempo posible, proteger, porque protege al producto de posibles agresiones externas, como la luz y calor

La cuarta función es la de transportar. Muchas veces cuando salimos de camping o merenderos y barbacoas nos da solución al problema de contar con agua para tales ocasiones.


Por último para el caso particular de nuestra iniciativa donde el distribuidor llena las BIB en el domicilio del cliente, facilita el almacenamiento en optimas condiciones


El origen de los Bag-in-Box

La idea básica de este tipo de envase ya existe desde hace muchos siglos. Ya en la antigüedad, los griegos almacenaban sus vinos en botas selladas con piel de cabra. En 1955, el químico norteamericano William R. Scholle inventó un contenedor de líquidos que permitía transportarlos de forma segura y ahorrando espacio. Ideó introducirlos en bolsas de material multicapas equipadas con una válvula mediante la cual, el líquido del interior podía ser vaciado o servido cómodamente, y para evitar la rotura de las bolsas durante el transporte las revistió con un cartón ondulado.


El envase Bag-in-Box actual nació como respuesta a la necesidad de encontrar un envase económico para la exportación y de aceptables garantías de calidad.


Su primer cliente en 1986 fue la poderosa multinacional de los refrescos Coca-Cola.



Casi 60 años después de su invención, el uso de los envases Bag-in-Box se ha ido extendiendo por todo el mundo. Aunque ya hace un tiempo que han conquistado el mercado australiano, los primeros países europeos que se empezaron a interesarse por este tipo de envase fueron los de Europa del Norte: Suecia, Dinamarca, Escandinavia, seguidos de otros como Suiza, Austria, España, Bélgica, Reino Unido, Italia y Francia, pero prácticamente se pueden encontrar en cualquier rincón del mundo.



36 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo